Autoridades homicidas y tráfico de influencias para evitar procesos penales en la UNAH

Aleyda Romero prima hermana de Ramón Romero (quien le entregó la presidencia de la Junta de Dirección Universitaria JDU, ya que han reducido este órgano de gobierno universitario a líneas de sucesión familiares), Aleyda es presidenta de la JDU desde inicios del 2013, esta contactó al jefe de sicarios para asesinar al profesor Héctor Martínez Motiño. Esta señora vino del CURLP a refugiarse a la Dirección de Educación Superior, por los conflictos que generó en el Centro Universitario de Choluteca, cometió una serie de marañas con intenciones de convertirse en la Directora de este Centro (anteriormente publicamos La sangrienta Reforma Universitaria del Julietismo corrupto y asesino” donde explicamos los hechos que señalamos.

Aleyda Romero le encomendó la misión al profesor Rogelio Álvarez y la responsabilidad de recibir el equivalente de $ 100.00 mensuales por parte de:

1- Rudys Tulio Degrandes (docente), a cambio que le emplearán a su hija Amparo Degrandes como analista de RRHH.

2- Vilma Lilí Salinas (jefe de RRHH) prima de Hector Martínez Motiño.

3- Cándido Josué Flores a cambio de ser contratado como encargado de biblioteca.

4- Alina Sobeyda Molina, actual directora.

5- Aleyda Lizeth Romero Escobar, actual presidenta de la JDU.

6- Y del mismo Rogelio Obdulio Álvarez.

El profesor Rogelio Álvarez viene trabajando con Aleyda Romero y Alina Molina por el control político del CURLP (el julietismo ha convertido las Facultades y Centros Universitarios como feudos personales, ya que no están integrados los órganos de gobierno universitario que los regule, y es precisamente lo que Julieta ha evitado en 8 años), sin embargo dentro de las denuncias que el profesor Héctor Martínez Motiño hacía referente a la conducta de Rogelio Álvarez existía una por acoso sexual que recibía el alumno Ricardo Valladares, quién sufría varios tipos de atropellos por parte de Rogelio, todo por hacerlo sucumbir ante sus pretensiones sexuales. Esa denuncia lo llevó a los juzgados de Choluteca queriéndolo intimidar para que desistiera de hacer pública las pruebas que tenía el Lic. Martínez Motiño.

Después del atentado en los predios del CURLP y la persecusión diaria que vivía el docente la CIDH le otorga medidas cautelares bajo petición de la señora Ana Franzen, defensora internacional de derechos humanos, medidas que quedaron sólo documentadas porque el 17 de junio del 2015 fue asesinado recibiendo 12 balazos cuando se dirigía de su centro de trabajo a su casa.

 En la actualidad hay un sicario preso y otro prófugo con orden de captura.

Después de un tiempo que ningún fiscal se hacía cargo del caso se lo remiten al Abogado Juan Carlos Elvir, quien realmente no ha tenido la libertad de actuar conforme a ley debido que Julieta Castellanos mediante el tráfico de influencias ha detenido todo proceso de investigación aun cuando hay pruebas fehacientes y científicas para que se materialice la entrega de los requerimientos fiscales a los autores intelectuales.

Publicado por UNAH Estudiantes

El periódico estudiantil al servicio de toda la comunidad universitaria para debatir, criticar reflexivamente y comunicar temas referentes a la Reforma Universitaria y la problemática general de la UNAH y de País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: