La lucha por la democratización permanente Por: Rossel Montes

Los procesos sociales son dialécticos, llenos de contradicciones, vaivenes y complejidades, complejidades que reflejan lo profundo del actuar humano, de las manifestaciones del espíritu de una época, de sus anhelos y esperanzas. Los cambios devienen en concreción histórico-social- cuando las condiciones objetivas y subjetivas de una sociedad van tomando fuerza y forma, dicha forma no tiene que ser la misma para todas las épocas, o sacada de una receta o manual de teoría política, sociológica o filosófica. La realidad es más compleja aun, por eso, como solía decir Ortega y Gasset, la vida es un hacerse constantemente, un reinventar la vida. En el actual proceso eleccionario se ven las más opuestas posturas políticas, desde las que apoyan totalmente al actual mandatario, el centro izquierdo de la Alianza de oposición y los radicales que no apoyan el proceso electoral, por estar fuera de la órbita de sus posturas políticas. Los radicales desean democracias directas, de trabajadores, pero desprecian el legado de las revoluciones del siglo XIX, la democracia representativa de partidos, el mal menor como dijo alguna vez el oriundo Winston Churchill, el mal menor respecto de los totalitarismo. Por supuesto que no hay que conformarnos con el mal menor. Si bien la democracia representativa de partidos, o como aseveran los marxistas “democracia burguesa” es defectuosa y entorpece los procesos de participación ciudadana, ya que esta solamente predica radicalmente la democracia como instrumento, como instrumentos para hacer trabajar y funcionar el sistema político imperante, no para mejorarlo. Sin embargo, la democracia representativa es necesaria, incluso en un hipotético proceso revolucionario, ya sabemos lo que sucedió en la revolución rusa, cuando se tomaron medidas que eran supuestamente no permanentes y resultaron medidas que usurparon el ímpetu liberador, democrático y justiciero de la revolución. El infantilismo de izquierda como aseveró Lenin allá por los 20s, solo toma las recetas, la realidad como manual, de forma abstracta, no de forma viva, como él mismo recordaba, citando al poeta alemán Goethe, “Gris es la teoría, pero verde es el árbol de la vida”. Si el reformismo comete el pecado de obstaculizar los procesos de masas, el radicalismo infantil es su opuesto; El electorerismo se agarra del sistema, cuestión que es totalmente normal. Pues es su modus operandi, su praxis, el radical se mueve en la clandestinidad muchas veces, en partidos de cuadros, cuadros profesionales, que están las 24 horas agitando para acelerar los procesos de toma del poder. El proceso actual, de la lucha social, se encuentra sin un movimiento obrero que acuerpe de forma masiva y concisa un hipotético levantamiento insurreccional, así que el radicalismo con su discurso anti alianza, lo que hace es apoyar conscientemente o inconscientemente la perpetuación del régimen actual y la posible evaporación y resquebrajamiento de los últimos bastiones de democracia liberal, las pocas libertades que nos quedan y que él bonapartismo suigéneris del siglo XXI devenga en una dictadura abierta y sin tapujos.

¿Qué harán los radicales con sus partidos de cuadros en condiciones de represión? Imagino que huir. En política hay que ser realista, y la historia de la teoría política, y la política de izquierda y marxista es muy rica en ejemplos de saber oler y analizar cuando es momento de apoyar y salirse de un momento.

La Alianza de oposición es actualmente el único movimiento de masas que puede hacer retroceder el continuismo del actual mandatario y frenar de una vez el bonapartismo y autoritarismo imperante. La representación y participación política no se excluyen, se complementa, sólo así se puede construir una sociedad donde los ciudadanos se puedan sentir partes y participes de los asuntos que completen a la cosa pública, al Estado y los educa en la solidaridad, la solidaridad orgánica como aseveraba Durkheim.

Honduras necesita de pensamiento sobrio y sensato, equilibrado y profundo; el actual momento histórico, no es caer en oportunismo, se trata de un un pueblo históricamente cansado de abuso y el atropello.

Publicado por UNAH Estudiantes

El periódico estudiantil al servicio de toda la comunidad universitaria para debatir, criticar reflexivamente y comunicar temas referentes a la Reforma Universitaria y la problemática general de la UNAH y de País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: